Cualquier acción hecha de manera honesta y sincera, con alegría, con dedicación, con corazón compasivo y con amor, alejada de la manera en que se actúa cuando se quiere obtener algo a cambio, sin segundos pensamientos, es una acción perfecta.

La vida no se desarrolla según nuestros sueños, sino que es el resultado de nuestras propias acciones. Es muy importante estar siempre muy atentos a como actuamos.

No es necesario que comprendamos profundamente el nivel más sutil de cómo funciona el karma pero sí saber que karma significa simplemente acción, que puede ser mental, verbal y física, y que crear un karma en el presente se relaciona tanto con el pasado como con el futuro: mi mañana depende de lo que soy hoy, y mi hoy depende de lo que fui ayer.